Publicidad

Cetrería

Nunca tuvo el cazador un aliado tan predispuesto a brindarle emocionantes lances como ciertas rapaces que, desde siempre han convivido cerca del hombre.
Desde mucho antes de su adiestramiento las aves de presa pertenecientes a la familia de las falcónidas aprovechaban los movimientos de los rebaños y de sus pastores y perros, para beneficiarse de aquellas presas que estos levantaban a ras de suelo, de esta forma las aves conseguían un lance relativamente fácil, y el hombre disfrutaba de un bello espectáculo y, si llegaba a tiempo, incluso de carne fresca que arrebataba a la rapaz.
Esta relación entre hombre y aves de presa no tardó en formalizarse dando paso al noble y antiguo arte de la cetrería.

Pero no todas las rapaces son idóneas para la cetrería. Las llamadas veleras, basan su estrategia en aprovechar las corrientes de aire junto a su excelente capacidad visual, para atrapar presas de movilidad y reacción limitada: ratones, culebras, peces, anfibios, crías de ungulados… etc, estas aves cuyo máximo exponente son las águilas, se basan en la inercia de un picado desde gran altura para atrapar a su presa. Si el lance no les es favorable tardan mucho en volver a conseguir una posición propicia para el ataque, dando a sus víctimas la oportunidad de escapar.

El otro gran grupo de rapaces son las llamadas aves nobles de cetrería. Son de tamaño mas reducido, más musculosas, compactas y aerodinámicas. Basan su vuelo en un aleteo más continuo, potente y vigoroso que les permite movimientos mucho más rápidos y reacciones mucho mas instintivas que meditadas, si bien es cierto que se cansan mucho antes. Sus características fisiológicas las hacen mucho mas eficaces para mantener un duelo de poder a poder con aves y mamíferos de gran rapidez y agilidad como liebres, conejos, perdices, palomas… estas son las aves válidas para cetrería, no solo por la belleza de los lances que nos proporcionan sino también por la coincidencia de la carne que codiciamos.

Dentro de estas aves nobles se distinguen dos grupos muy diferenciados: Las pertenecientes a la familia de las falcónidas y las que están dentro de la familia de las accipítrinas. Dentro de las primeras destacan el halcón peregrino, el halcon sacre, el gerifalte, el nebli, el bahari, el borni, el alfaneque, el lanario, el alcotán y el esmerejón. Estas son las llamadas aves de alto vuelo y son las usadas por los cetreros en el arte de la altanería. Son aves habituadas a cazar en grandes espacios, en llanuras sin masas forestales que pudiesen interferir en su vertiginoso picado hacia su presa. El Halcón Peregrino es sin duda el máximo exponente de este grupo que da muerte a sus presas por el terrible impacto que las asestan al impactar a altísima velocidad.

Las accipítrinas son las denominadas de bajo vuelo, entre ellas destaca el elegante Azor, bautizado por Félix Rodríguez de la fuente como el pirata de la espesura y el gavilán, muy parecido al anterior pero de tamaño inferior. Estas rapaces cazan de forma totalmente opuesta a las anteriores, su áréa de caza se limita a bosques y zonas forestales de densa vegetación. En ese tipo de terrenos pasan desapercibidas en la rama de cualquier árbol al acecho de su presa a la que sorprenden con un vertiginoso sprint sorteando en su vuelo todo tipo de obstáculos. Sus alas y su morfología le permiten mayor agilidad, pudiendo reaccionar a quiebros y recortes de todo tipo de aves y pequeños mamíferos que habitan en zonas boscosas. En cetrería el puño del cetrero actúa de atalaya sustituyendo a la rama que la rapaz emplea en su medio natural.

Enlaces de interés: www.avesrapaces.com

Regístrate en la Mayor Comunidad de Caza Online

 Rápido y  sencillo “Bienvenido Cananero!” Comunidad de Caza Online ,

Punto de encuentro de los amantes del deporte cinegético.

Potente foro de opinión, anuncios, fotos, vídeos y muchas cosas más.

REGISTRATE
Publicidad